En Another Blog hemos hablado en diversas ocasiones sobre cómo debemos reciclar en casa para contribuir al cuidado de nuestro planeta. En esta ocasión hemos querido ir un paso más allá y descubrir qué facilidades están puestas a nuestra disposición para hacerlo. Porque, más allá del tremendo poder que tienen nuestras acciones, la colaboración de las instituciones también es un factor clave para la salud de la Tierra. Hagamos por tanto un repaso a las herramientas con las que cuenta Madrid para convertirse en una ciudad más verde, limpia y sostenible.

Antes de pasar al reciclaje en sí, no queremos olvidar la vital importancia de las otras “dos erres”: reducir y reutilizar. La cantidad de envases, especialmente de plásticos, que consumimos no deja de subir. Nuestros océanos se asfixian y la limitación de su uso cada vez se convierte en una medida más y más importante.

Precisamente por ello, es importante que nos aseguremos de que estos residuos se reciclen. En la Comunidad de Madrid los datos son positivos, el 76% de los envases de plástico, lata y bricks fueron reciclados en sus contenedores correspondientes. Dicho de otro modo, cada uno de nosotros tiró de media 1.080 envases al contenedor amarillo y 628 al azul.

Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer. No son pocos los ciudadanos que se preguntan dónde deben reciclar algunos de sus desechos como son pilas, muebles, o medicamentos. Para responder a estas preguntas lo primero que debemos recordar (sabemos que muchos ya lo sabéis de sobra pero siempre está bien refrescar la memoria) son las guías de colores. Es decir, los cuatro contenedores que nos encontramos en nuestras calles.

 

  • Contenedor gris: sirve para depositar los residuos orgánicos, como restos de comida, así como otro tipo de residuos como pañales, papel sucio, bastoncillos…
  • Contenedor amarillo: el encargado del reciclaje de los plásticos, tetra brik y el metal. Recuerde que los tetra brik se fabrican a partir de finas capas de celulosa, aluminio y plásticos, que son muy difíciles de reciclar.
  • Contenedor azul: recoge el papel y el cartón que no estén sucios. A los sobres, hay que quitarle las ventanillas de plástico y a los cuadernos las espirales.
  • Contenedor verde: el encargado del vidrio, siempre sin tapas de metal o de corcho y siempre que el vidrio sea utilizado para envasar alimentos, no así cristales de ventanas, vidrios planos o vasos rotos, que por su alto contenido en plomo deben ir al punto limpio para ser tratados en otra cadena de reciclaje.

Una vez superada esta prueba, ¿qué hacer con el resto de residuos que no cumplen estas características? 

Aceite vegetal usado, ropa y calzado que no sirva, aparatos eléctricos, pilas, baterías, fluorescentes y bombillas, cartuchos de tóner, radiografías o DVDs. Todos ellos encuentran su sitio en los llamados Puntos Limpios de Proximidad. Estos se encuentran en diversos puntos de la ciudad de Madrid para facilitar que desde casa, podamos realizar una óptima gestión de nuestros residuos.

Para dar con ellos tan solo tenemos que acudir a las instalaciones municipales de cada distrito: polideportivos, centros culturales o las propias Juntas de Distritos. Sus horarios se encuentran supeditados a los horarios de los centros en los que se encuentran, exceptuando el Punto Limpio de Proximidad del Mercado de Barceló, que se encuentra en la vía pública.

Para poder consultar tu “Punto Limpio de Proximidad” puedes acceder a la web del Ayuntamiento de Madrid, en la que encontrarás toda la información necesaria.

Como ves, reciclar nuestros residuos cada vez es una actividad más cotidiana en las ciudades.


Con imágenes de Ayuntamiento de Madrid y Crónica Norte

:
Atrás

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram