Empezamos nueva sección: “Estás muy verde”. Si sospechabas que a lo mejor no llevabas una vida tan sostenible, escucha lo que los expertos tienen que decir. Nos acercamos al día a día de personas que han decidido vivir todo lo sosteniblemente posible que sea.

Hoy nos reunimos con Fer y Patri de “Vivir sin plástico” que decidieron hace unos años vivir con “residuos cero” como ellos mismos nos cuentan en su blog.

 

Tengo que reconocer que al acercarme a esta pareja pensaba que todo se complicaría excesivamente al vivir sin plástico. ¿Dónde tiraría la basura?, ¿dónde haría la compra?, ¿y las pajitas de las copas?, ¿cómo bebería ahora?

Para afrontar el Drama, les pregunté cómo lo habían hecho y me dijeron: “lo primero es darte cuenta de la basura que generas, tomando como referencia, por ejemplo, una semana”.  En realidad, detrás de esta política de “no plástico “había una idea más profunda referida a intentar vivir generando la menor cantidad de residuos posible.  Y además, ellos me dijeron que “no se trata de una cruzada contra el plástico sino de fomentar su uso responsable”. Y aclaran esto porque una vez les escribió un trabajador del sector del plástico diciendo que si enfermaban no deberían ir a un hospital porque “había mucha maquinaria hecha de plástico” (OMG).

 

Yo miré mi cubo de basura y estaba lleno de plásticos. Tampoco empezaba siendo tan responsable y sostenible como me creía. Me fijé en la bolsa de un supermercado que tenía en casa y que decía que esa bolsa podría servir para “guardar la ropa del gimnasio” o para “ponértela en la cabeza si llueve”. Estas frases venían acompañadas de emoticonos saltarines. El espíritu alegre de esos muñecos me contagió y me hizo afrontar el reto de vivir sin plástico. Aunque tenía bastantes dudas. Para ello, hablé con Patri y Fer que me contaron su experiencia.

 

Patri y Fer te van a ayudar

 

Cómo comenzó todo

 

“Lo más difícil es empezar, tomarte tiempo para organizarlo todo y tomar conciencia sobre cualquier cosa. Te sales del sistema y la sensación es de liberación”: asegura Patri. Nos ahorran este tiempo de organización con prácticos consejos en su blog. No hace falta que montemos un despliegue en casa a base de contenedores de compost y llenemos la bañera de bicarbonato para hacer jabón natural ni que tengamos una cabra en el salón dando vueltas con una dinamo para generar energía. Las alternativas que ofrecen para cambiar el día a día son más sencillas. Aunque advierten: “lo más difícil de eliminar es el vidrio. Y que hay cosas que no se venden a granel como el aceite de oliva”.

Escuché su charla TED y pensé que, de alguna forma, una vez que se es consciente del problema, tomar medidas sería algo que surgiría de forma natural.  Aunque mantenía la sospecha de que me podía costar.

En palabras de Patri: “el cambio a una vida sostenible es un proceso lento, al principio cuesta trabajo, pero al final no te das cuenta ni de lo que estás haciendo, en el sentido de que lo incorporas a tus rutinas”.

 

Qué impacto tiene vivir sin residuos

 

Además, de haberse convertido en una referencia de la sostenibilidad en España, Patri y Fer parecen profundamente felices con la decisión que han tomado. Les pregunto si creen que hay mucha gente que, como ellos, se preocupa cada vez más por el medioambiente y si otros movimientos sociales alejados aparentemente de la ecología, contribuyen también a la causa.

Fer me dice que cree que sí y cuenta que: “al final se trata de vivir mejor y con más Justicia” por lo que los movimientos sociales pueden ayudarse entre sí aunque matiza que: “a veces pueden generar reacciones contrarias por ejemplo, con el feminismo ha aparecido el machismo más rancio”.

En cuanto a la política se mostraban más escépticos, como dice Fer: “imagínate que se elimina el agua embotellada y que se condena a Coca-Cola a que use menos plásticos, la política no está preparada para ello”.  Además, señalan que otro problema es que cuando los políticos intervienen no lo hacen de la manera más correcta. “Por ejemplo, legislan para que se cobren las botellas de plástico, es que a lo mejor no tendrían que existir directamente”, añade, y en cuanto al reciclaje se muestra preocupado: “pese a las campañas, solo el 6 por ciento del plástico es reciclado”.

 

Cómo “convencer” a los demás

 

Si estás convencido de tu nuevo modo de vida y ahora tu objetivo es hacer proselitismo de las bondades de la sostenibilidad, lo primero es creértelo. Como dice Patri: “el mensaje solo es creíble y se transmite bien dando ejemplo”. Además, en cuanto a cómo comunicarlos, su herramienta es el humor. “El problema es suficientemente grave, no hay que añadir más dramatismo” terminan entre risas.

 

 

Imágenes: Vivirsinplastico.com

Atrás

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram
English
Español