Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, en Another Way hemos querido dedicar este espacio para reflexionar sobre la relación existente entre el feminismo y la protección del medioambiente. Denominado bajo el término ecofeminismo, esta relación se fundamenta esencialmente en la conexión subyacente entre la explotación del medioambiente y la opresión hacia la mujer. Así surge esta teoría, que explora la manera en la que estas normas sociales y formas de opresión han sido transmitidas y ligadas al devenir de nuestras sociedades.

Es  una escuela de pensamiento que a naliza el cambio climático y las cuestiones medioambientales a través de la lente del género. El concepto surgió como una filosofía en la década de 1970, en un momento en que la naciente política verde iba en aumento. La feminista francesa Françoise d’Eaubonne acuñó originalmente el término feminismo ecológico en 1974 como una llamada a la atención sobre el potencial de las mujeres para lograr lo que ella esperaba que fuera una revolución ecológica.

En los años 80 y 90, el ecofeminismo surgió como una posición filosófica distinta que vincula el feminismo y el ecologismo, al ver el daño al mundo natural directamente relacionado con la explotación y la falta de empoderamiento de las mujeres. Según el Diccionario de filosofía de Stanford, el ecofeminismo defenderá una noción del yo como un ser relacional y ecológico que es miembro de la comunidad biótica (viviente, orgánica, ecológica) más grande.

Por citar algunos ejemplos, Vandana Shiva, en su influyente libro sobre ecofeminismo, explica cuántas mujeres tienen conexiones especiales con el entorno en sus interacciones cotidianas; sin embargo, el paradigma reduccionista capitalista no percibe el valor de los modos alternativos de conocimiento que han fomentado muchos de los beneficios sociales que vemos hoy.

El papel que desempeñaron las mujeres en el movimiento ambientalista temprano también catalizó la formación del ecofeminismo como filosofía y la formación de una coalición general entre los grupos de justicia social. Susan A. Mann (una ecofeminista y profesora de teoría sociológica / feminista) asocia el comienzo del ecofeminismo con mujeres de diferentes razas y orígenes de clase que hicieron conexiones entre cuestiones de género, raza, clase y medioambientales, lo que conduce a la noción ampliamente aceptada. Actualmente, entre los círculos de justicia social, los grupos marginados deben incluirse, si no voces dirigentes, en la discusión de catalizar el cambio.

Desde nuestro país, en este artículo de EFEVerde, la doctora en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid y Titular de Filosofía Moral y Política en la Universidad de Valladolid, Alicia Puleo sostiene que el ecofeminismo “es una redefinición de la realidad, una redefinición de quiénes somos como humanos, a partir del análisis de cómo nos determinan los roles de género y cuáles deben ser nuestras relaciones con la naturaleza en este siglo del cambio climático y la crisis ecológica”. Sumado a esta reflexión, también plantea necesario redefinir y transformar las identidades masculinas estereotipadas, que demandan actitudes como la represión de la empatía, distancia emocional y actitudes de dominación.

Queremos aprovechar también este día para recordarnos la importancia de contar con mujeres en la industria del cine. Mujeres que protagonicen historias, que las escriban, que las dirijan, que las filmen. En nuestra pasada edición contamos con la extraordinaria película de Julia Dahr, Thank you for the Rain, galardonada con el premio del jurado.

En Another Way no nos cabe duda de ello, las mujeres deben ocupar el lugar que merecen. Somos el cincuenta por ciento, y sin ese cincuenta por ciento, el mundo se para.


Con información de EFE Verde. Imágenes de Jake Melara y Wikimedia Commons. 

 

:
Atrás

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram