El tres de marzo es el día elegido para pararnos a reflexionar. Para hacer un hueco en nuestras ocupadas mentes y dedicárselo a algo sumamente importante. Se trata nada menos que de la naturaleza. Este sábado se celebra el Día Mundial de la Naturaleza y Vida Silvestre, proclamado por las Naciones Unidas en el 2013. El objetivo no es otro que dar a conocer la belleza y variedad latente en la flora y fauna salvaje. También, concienciarnos sobre la necesidad de su conservación.

La fecha elegida no es casual, pues marca el aniversario de la aprobación en 1973 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES). Este hito juega incluso actualmente un relevante papel en la protección de especies frente al comercio internacional. La CITES, con un total de 183 Estados miembros, es una de las herramientas más eficaz para la conservación de la fauna y flora.

En palabras de António Guterres, Secretario General de Naciones Unidas, este día es una celebración de la inmensidad de la fauna y flora silvestre. De su importancia para las culturas, para las sociedades y en definitiva para el porvenir de nuestro planeta. En este año el evento se ha dedicado especialmente a los grandes felinos. Guepardos, jaguares, leones o leopardos de África, Asia y América.

Estas especies tienen en común la delicada situación en la que se encuentran. En los últimos años, sus poblaciones han descendido a un ritmo alarmante. En Asía por ejemplo, hace un siglo vivían en libertad alrededor de 100.000 tigres. Hoy se cuentan menos de 4.000. Dicho de otra manera, el 96% de su población se ha perdido.

En el apartado número 15 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible encontramos la meta de poner fin a la caza furtiva y el tráfico ilícito de especies protegidas. En este punto se detalla la manera en que estas prácticas frustran los esfuerzos de conservación.

En este tres de marzo es importante que veamos con claridad que precisamente lo que diferencia a nuestro planeta del resto es su gran biodiversidad. Es esta la que hace posible que las sociedades puedan satisfacer sus necesidades. Es de esperar por tanto, que su protección esté tan estrechamente ligada a nuestra supervivencia. Encontrar la manera de relacionarnos con el planeta de una manera más sostenible no es solo bueno para las especies en peligro, más de 7.000, también nos estamos salvando a nosotros mismos.

El cambio de mentalidad es necesario. En este Día Internacional de la Naturaleza celebramos atrevernos a dar el paso. Dejar de considerarnos dueños de la naturaleza para sentirnos parte ella. Aprender a quererla en lugar de explotarla. Convivir con ella, respetarla. Comprender que sus recursos no son ilimitados, y que debemos ser capaces de gestionarlos y administrarlos con conciencia.

Marzo ha llegado cargado de lluvia, y no se nos ocurre mejor manera de celebrar este día. Lluvia para nuestros bosques, para las especies que en ellos habitan. Lluvia también para nosotros, para limpiar nuestro aire y mejorar la salud de nuestros entornos. Desde Another Way nos tomamos este día con especial ilusión. Con ilusión y ganas de seguir avanzando, juntos, hacia una sociedad más sostenible. Una sociedad que se sienta parte de un todo, de ese gran y bello todo que es la naturaleza. Sabemos que el camino es largo, pero también sabemos que no vamos a parar hasta conseguirlo.


Con información de Naciones Unidas Imágenes de Harshil Gudka y Naciones Unidas

 

 

 

:
Atrás

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram