En cincuenta años habrá más plásticos que peces en el mar. Hoy, la Isla de Plásticos del Pacífico supera en dimensiones a España, Francia y Alemania juntas. La magnitud del problema se dispara: los números cada vez son más alarmantes. Una situación que exige que la sociedad en su conjunto tome medidas para revertir esta peligrosa tendencia.

Desde el ámbito de las ONGs se ha lanzado una campaña conjunta para concienciar y exigir a los supermercados que utilicen menos plásticos en sus productos. Bajo el nombre “Desnuda la fruta”, estas organizaciones agrupadas en el movimiento “Break Free From Plastic” han puesto en marcha una acción internacional para frenar el problema de la contaminación causada por los residuos plásticos desde el comienzo: las empresas que generan esos productos.

Y es que en este sentido, los supermercados y grandes superficies comerciales tienen un papel fundamental. Gran parte de los productos que comercializan están envasados y utilizan unas cantidades desproporcionadas de plástico. Plásticos que además son de un solo uso. Sumado a ello, el material cuenta con una tasa de reciclado inferior al 10%. Greenpeace, una de las asociaciones que se han unido a la campaña, demanda que estas superficies eliminen los envases de plástico de un solo uso de sus productos. La petición ha acumulado ya más de 80.000 firmas.

Nueve de cada diez aves marinas, una de cada tres tortugas marinas, más de la mitad de especies de ballenas y delfines han ingerido plástico en alguna ocasión. La cultura de usar y tirar nos está destruyendo sin que seamos conscientes de ellos, está destruyendo nuestros océanos, nuestros bosques, nuestra casa. La producción de plásticos, mientras, aumenta año tras año a un ritmo alarmante.

Campañas como esta son fundamentales para que los mensajes medioambientalistas calen en la sociedad, en las empresas e instituciones. La ciudadanía debe conocer la magnitud de los retos a los que se enfrenta y también contar con las herramientas oportunas para hacerles frente. Desnuda La Fruta nos lanza un mensaje claro, rotundo y necesario. El consumidor tiene un gran poder para cambiar las cosas, y queda bajo su responsabilidad saber cómo utilizarlo.

Greenpeace nos anima a sumarnos a su campaña y tomar fotografías del plástico innecesario de los supermercados para compartirlas. Sumado a ello, reducir nuestro consumo y cambiar la manera en que lo hacemos también se convierten en nuestros mejores aliados para proteger a nuestro planeta.

 


Con información e imágenes de Greenpeace

 

:
Atrás

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram