Las consecuencias que acarrea el cambio climático se dejan notar en ciudades, océanos y bosques. No ocupan la misma atención las consecuencias que se dejan sentir en las zonas más áridas del planeta, los desiertos. Sin embargo, esta falta de atención no implica menor gravedad. El desierto del Sáhara ha aumentado un 10% su tamaño desde 1920.

El Sáhara, considerado el desierto cálido con mayor tamaño a nivel mundial, es un territorio que ocupa zonas de Marruecos, Mauritania, Túnez, Mali, Argelia, Sáhara Occidental, Niger, Egipto, Libia y Chad. Las conclusiones nacen en el estudio realizado por científicos de la Universidad de Maryland, que han analizando los datos recopilados desde 1923. También a un equipo de investigación que examinó los diferentes factores que contribuyeron a los cambios en las precipitaciones en la región del Sahara.

Gracias a ellos se ha descubierto que el desierto, que ya tenía aproximadamente el tamaño de Estados Unidos, se había expandido aproximadamente un 10& durante el período cubierto por estos datos. Estos resultados tienen implicaciones para quienes viven en la región fronteriza del Sahara conocida como Sahel, pero los científicos observaron que la desertificación provocada por el cambio climático no es un fenómeno exclusivo del Sahara.

Según recoge el diario Independent, Suman Nigam, científico atmosférico y oceánico de la Universidad de Maryland y autor principal del estudio, indica que “los resultados son específicos del Sahara, pero es probable que tengan implicaciones para otros desiertos del mundo”.

Según el estudio, el desierto está avanzando hacia el sur hacia un terreno más tropical en Sudán y Chad, convirtiendo la vegetación verde en una zona seca y el suelo que una vez se usó para cultivar en tierras estériles. Sumado a ello, no es solo la extensión del desierto del Sáhara lo que asusta, dicen los investigadores. Es el momento, pues está sucediendo durante el verano africano, cuando generalmente hay más lluvia. Todo ello tiene un efecto devastador en las vidas de estas comunidades, que dependen de economías basadas en la agricultura.

África es el continente menos responsable del aumento del cambio climático, sin embargo,  es el más vulnerable a su efecto debido a sus características únicas. Resulta de vital importancia que lleven a cabo las acciones necesarias para mitigar sus efectos. No solo desde este continente, como ya se ha empezado a hacer, sino a nivel global. La supervivencia de nuestro planeta depende de ello.


Con información de Independent y The Washington Post. Imágenes de Ivars Krutainis, Keith Hardy y Brad Helmink

 

 

:
Atrás

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram