Termina el año y es época de echar la vista atrás y hacer balance. También, de poner las miras en el futuro y proponernos metas que alcanzar durante los 12 meses siguientes. La llegada del 2018 es una gran oportunidad para plantearnos qué queremos hacer, qué mejorar y en qué nuevos retos adentrarnos. Los esfuerzos por llevar a cabo una vida más sostenibles son necesarios, y desde luego no inabarcables. En Another Way hemos querido dedicar nuestro último post del 2017 a elaborar una lista de propósitos medioambientales para el año que viene, ¿te sumas?

1- Alimentación: más productos locales y reducir el consumo de carne

Como ya hemos comentado en anteriores posts, la alimentación es una área con suma importancia en la protección del planeta. Aprender a comer de forma más sostenible puede parecer costoso en un primer instante, pero lo cierto es que siguiendo algunos consejos resulta una tarea mucho más sencilla de lo que pueda parecer. Comprar productos locales y de temporada reduce enormemente nuestra huella de carbono. Reducir el consumo de carne en nuestra dieta apuntándonos a iniciativas como Los Lunes libres de Carne contribuye igualmente a frenar el avance del cambio climático.

2- Transportarnos: más bici

¡Qué mejor que un agradable paseo en bici para movernos por ciudad! Cada vez tenemos a nuestra disposición una mayor oportunidad para optar por transportes que no dañen nuestro planeta. Bueno para nuestra salud, reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y ahorro de combustibles…. ¡Son todo ventajas! Más allá de la bici, el transporte público también es un gran aliado para reducir el impacto sobre el medioambiente cada vez que necesitemos desplazarnos de un sitio a otro.

3- Agua embotellada: no, gracias

En Another Way hemos sido bastante insistentes con este tema. Por costumbre nos encontramos botellas de plástico en restaurantes, tiendas, empresas… Y pocas veces nos paramos a pensar en el enorme impacto que tienen sobre el medioambiente. Pasarnos a las cantimploras o a botellas de más de un uso es sin duda, un gran propósito para reducir nuestro impacto en el año que entra. El uso indiscriminado del plástico es seriamente dañino para nuestro planeta. Más allá de las botellas, dejar de utilizar pajitas de plástico también es un buen reto a tener en cuenta.

4- Si nos vamos de compras… Leer las etiquetas

Si necesitamos comprar algo, las etiquetas y certificaciones se convierten en nuestras mejores aliadas para llevar a cabo un consumo responsable. Eso sí, ¡es necesario saber leerlas y entenderlas! Para ello tan solo necesitamos prestar un poco de atención e informarnos sobre ellas. Aqui tambien priorizar productos locales es mas que positivo, menos contaminacion de transporte y soporte a la economia local. En caso de que tengamos alguna duda sobre la procedencia de lo que compramos, preguntar nunca está de más.

5- De viaje, también podemos cuidar la Tierra

Somos conscientes de que cada vez que viajamos impactamos el entorno el entorno que visitamos. Para reducirlo al mínimo contamos con el denominado turismo responsable. Utilizar transporte sostenible para llegar a nuestro destino, respetar la comunidad local que nos acoge, acudir a alojamientos respetuosos, probar la comida de la zona… Son solo algunas de las acciones que podemos hacer para velar por el planeta cuando estemos de vacaciones.

6- Antes de tirar… Pensarlo dos veces

Cuando nos encontremos con algo que no necesitamos más, pensarlo dos veces antes de tirarlo. Salir del habitual comprar y tirar es una de las mejores acciones que podemos llevar a cabo. Reusar, encontrar nuevos usos a cosas que ya no queramos, no solo es sostenible sino que además puede convertirse en una actividad de lo más creativa y divertida. Sumado a ello, cuando algo deje de funcionarnos es importante que intentemos repararlo. Sirve tanto para ropa como juguetes, aparatos electrónicos, muebles… Y prácticamente cualquier cosa que podamos imaginar. Y si no, reciclar.  Estos hábitos no solo supondrán un respiro para la Tierra sino que también lo será para nuestros bolsillos.

7- Hablar, hablar mucho

Convertirte en portavoz de tu reto es sin duda uno de los propósitos más importantes que puedes plantearte. Compartir con tus amigos, familiares, compañeros de trabajo… las metas que te has propuesto y explicarles por qué. El boca a boca resulta imprescindible para que cada vez más gente se replantee su modo de vida y vire hacia actitudes más respetuosas con el medioambiente.

¡A por un 2018 mas sostenible juntos!


Imágenes de Brooke Lark (1, 2), Clem Onojeghuo, Martin Sánchez, Raw Pixel y Kris Atomic
,

 

 

:
Atrás

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram