Hoy compartimos con vosotros la obra de Bernie Krause, músico americano que ha dedicado gran parte de su vida a documentar los sonidos presentes en los paisajes de nuestra Tierra. A pesar de ser conocido por haber trabajado en películas con tanto renombre como Apocalypse Now o Love Story, es su devoción ecológica la que nos proponemos destacar a continuación.

De los jaguares del Amazonas al hielo del Ártico, de los mosquitos de Zimbabue a las tormentas de Borneo, de los bosques de Costa Rica a las amebas marinas de Fiji. Krause ha pasado su vida viajando por los rincones más ocultos del planeta para recoger la esencia de sus paisajes en formato sonoro.

Sus archivos se enmarcan dentro de lo que se conoce como paisajes sonoros ecologistas. Son retratos de los ecosistemas que recoge con su grabadora. Las narrativas de los documentos de Krause contienen información vital para comprender nuestro mundo y entender también, la manera en que nuestras acciones afectan al medio ambiente.

 

Son además una viva muestra de la biodiversidad y riqueza de nuestro planeta, que nos deleita con ricas y vibrantes melodías. Sus creaciones son en su conjunto, una verdadera “Oda a la Vida”. O por lo menos lo eran. Durante los últimos años el ecologista ha sido testigo de una Tierra cada vez más silenciosa.

 

Mismos sitios, misma hora y misma época del año. Tan solo trescientos sesenta y cinco días más tarde. El panorama que se encuentra Krause es año tras año, más silencioso que el anterior y esta es una tendencia que por ahora, no muestra intención alguna de revertirse.

 

 

Krause ha explicado en una TED Talk que la música de la Tierra baja su volumen constantemente año tras año, indicando también que su última experiencia había sido la primavera más silenciosa de sus 77 años de vida.

 

Cinco han sido las décadas que ha dedicado en cuerpo y alma a documentar los sonidos de la naturaleza en hábitats de lo más diversos. Desde 1968 ha capturado alrededor de 5000 horas de audio donde participan más de 3700 coristas y músicos de la naturaleza que entonan sus melodías a la par.

 

De todos ellos, más del cincuenta por ciento guarda ahora silencio. Y es un silencio desgarrador. Si las primeras grabaciones de Krause eran un vivo ejemplo de la inmensa riqueza de la Tierra, sus trabajos más recientes muestran una visión mucho más alarmante.

 

Sirven como testimonio de los devastadores efectos del cambio climático, del calentamiento global, de sequías y en definitiva, de la actividad humana. Sus conclusiones se suman a las alertas entonadas desde el ámbito científico, desde donde se estima que un cuarto de las especies del mundo podría llegar a extinguirse para el año 2050. Poniendo la vista en el 2100, la cifra se eleva hasta el 50%.

 

Esta situación es precisamente la causante del enorme silencio se ha empezado a expandir sobre nuestro mundo. Mientras, el sonido de los hombres parece escucharse más alto que nunca. Parece que poco a poco, la rica orquesta de la vida, y los multitudinarios coros de la naturaleza se han sustituido por un solo humano.

 

———-
Con información de The Nature Conservacy y The Huffington Post

:
Atrás

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram