Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El yoga, esa práctica milenaria que enamora a todo aquel que se anima a conocerla. Cada vez vemos a más yoguis por las calles, sus clases en los gimnasio son de las más solicitadas… ¡Y no nos extraña!  Las razones para tal popularidad son múltiples: el ejercicio del cuerpo, respirar, establecer un vínculo con nuestras emociones y sentimientos y disfrutar con conciencia plena de nuestro entorno, respetándolo y queriéndolo.

 

Si ya lo has probado, habrás comprobado que en las clases no son pocos los instructores que hacen lo posible por crear un ambiente de luces suaves, sonidos agradables e incluso incorporar experiencias aromáticas. Así, y dejándonos guiar por nuestros sentidos, pronto nos daremos cuenta de que en muchas ocasiones, estos ambientes evocan a la naturaleza y al aire libre. Cabe esperar por tanto, que tener la oportunidad de practicar el yoga al aire libre sea una experiencia que no deja indiferente a nadie. A fin de cuentas, si la fórmula “recreada” funciona tan bien… ¡Qué podemos esperar de su versión en vivo y en directo!

 

yoga-1568023_1920

 

Disfrutar de una sesión de yoga al aire libre puede ser justo lo que necesitemos para reconectar con nuestro interior, para salir de la rutina y para sentirnos unidos a nuestro entorno, del que formamos una parte esencial, del mismo modo en que este lo forma de nosotros mismos. Al estar fuera, podremos intensificar la experiencia en muchos sentidos. La naturaleza tiene el enorme poder de inspirar todas las sensaciones que desde casa resultan tan difíciles de alcanzar. Respiración profunda, conciencia, quietud… Una brisa ligera puede por ejemplo, ayudarnos a profundizar nuestra respiración. El calor del sol mientras tanto,  relaja nuestros músculos, haciendo que adquieran una mayor flexibilidad. Además, los pequeños elementos en el entorno pueden ayudarnos a concentrarnos en lo que estamos haciendo.

 

Lo cierto es que aunque esta simbiosis entre yoga y contacto con el entorno pueda parecer novedosa, muchos de los aspectos que dan sentido a la práctica en su origen tienen que ver con la armonía que uno mismo pueda sentir con su persona, con la naturaleza y universo. De tal modo, muchas de las posturas que practicamos se parecen a figuras presentes en los animales y las plantas. Colocamos nuestro cuerpo en forma de árbol, de gato que se extiende, de pájaro… ¡Y qué decir del célebre saludo al sol!

 

yoga-1565047_1920

 

Embarcarnos en esta aventura nos permite disfrutar además, de un nivel superior de experiencia aromática. El océano, pino, la hierba… Respirar al aire libre es una maravilla que encaja a la perfección con la práctica del yoga. La naturaleza nos quiere en ella, y quiere que la respiremos y sintamos en profundidad.

 

Si a estas alturas ya te hemos convencido, o si te ha picado la curiosidad, es importante que antes tengas al menos, un par de cuestiones en la cabeza. La primera de ellas tiene que ver con la superficie. Arena, hierba o suelo… todas ellas pueden intensificar los beneficios físicos del yoga. Utilizar o no una esterilla depende tanto de las propiedades del terreno como de las preferencias personales. Mientras que sobre una suave y cálida roca puede que no la necesitemos, la cosa cambia si se trata de un bosque lleno de agujas caídas de los pinos, por ejemplo. En estos terrenos más irregulares, tenemos la opción de usar dos esterillas gruesas para sentirnos más cómodos. Nos proporcionarán una base más fuerte y estable que haga que apenas percibamos los cambios o la tierra desigual.

 

Más allá de la superficie, cuando preparamos nuestra sesión de yoga al aire libre debemos tener en cuenta que el espacio que elijamos debe encontrarse en en una zona tranquila, apartada y lo suficientemente cómoda como para que podamos meditar y concentrarnos. Lugares abiertos, con vistas ininterrumpidas del cielo, suaves sonidos de la naturaleza, poco tráfico y aire fresco son solo algunos de los elementos para dar con la fórmula perfecta.

 

Una vez elegido el espacio, también es interesante que nos planteemos otras cuestiones, que van más allá de la superficie en sí. Por ejemplo, la intensidad del sol, temperatura, hora a la que atardece  o la cantidad de mosquitos que rondan la zona, ¡por mencionar solo algunos! Que no se te pase, a diferencia de lo que sucede en un recinto cerrado, aquí no podremos controlar ni temperatura, ni iluminación ni sonido, y es importante que lo tengamos en cuenta antes de lanzarnos a la aventura.

 

Retomar el contacto con la naturaleza, y más aun en sociedades que tanto tienden a lo contrario, es fundamental para recuperar la armonía. El yoga es una herramienta poderosa para ello, y su práctica al aire libre puede convertirse en una experiencia con valor incalculable.

 

Conscientes del valor del yoga, Another Way Film Festival ha organizado dos Master Class con la ayuda de Carla Sánchez Inspira Life y aomm.tv

 

El sábado 8 de octubre y el domingo 9 tienes una cita con nosotros. ¡¡No te quedes sin tu hueco!!


Con información de Yoga Journal y Breaking Muscle. Imágenes de Dmitry Kotov, Tessa Manonnen y Vylip. Vídeo de aomm.tv

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
:
Back

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram