Cada vez son más los que se animan a plantar huertos en sus casas.  Aunque es una actividad tradicionalmente ligada a las personas de campo, nada más lejos de la realidad. En la ciudad también tenemos la oportunidad de montarnos nuestro pequeño edén en la terraza, promoviendo un consumo responsable y adoptando una actitud sostenible y respetuosa con el medioambiente. Lejos de lo que podamos creer, cultivar en ciudad es bastante sencillo. Tan solo hace falta un poco de ilusión, energía positiva, buenas dosis de paciencia y seguir los consejos que os mostramos a continuación.

¿Dónde?

 

Donde quieras, siempre y cuando sea un lugar luminoso y con pocas corrientes de aire. Una de las primeras cosas que debemos sacarnos de la cabeza cuando nos disponemos a plantar en casa es que no tenemos espacio para ello. Con un poco de imaginación, prácticamente todo es aprovechable para nuestro cultivo: balcones, terrazas, porches o jardines.

 

La cantidad de luz que reciben nuestras plantas es de vital importancia para que se desarrollen de manera correcta. Lo ideal son unas seis horas diarias, por lo que las zonas orientadas hacia el sur serán las mejores de la casa para ubicar nuestro cultivo.

 

Si no disponemos de un lugar lo suficientemente luminoso en casa, no nos demos por vencidos. Tenemos dos opciones: podemos pintar las paredes de blanco o elegir cultivos que necesiten menos horas de luz. Por mencionar solo algunos: acelgas, espinacas, lechugas o coles.

 

¿Qué contenedor uso?

 

De nuevo, el límite lo marca nuestra imaginación. Sin duda, montar un huerto urbano es un muy buen momento para reutilizar. Palés, cajones de madera, sacos… Prácticamente cualquier cosa que se nos ocurra. Lo único a tener en cuenta es que el soporte debe tener entre 7 y 15 centímetros de profundidad para que las raíces crezcan firmes. También, que dispongan de agujeros (o que se los hagamos) para que el agua se drene. Finalmente, según el cultivo que seleccionemos tendremos que atender a las características de su crecimiento y adaptarnos a él.

 

photo-1417036631532-ae3fc6ce32f2

 

¿Cómo lo preparo?

 

Sin duda lo mejor será decantarse por tierras que sean poco arcillosas y que retengan adecuadamente el agua. De esta manera aportarán a nuestro cultivo los nutrientes que necesita para desarrollarse. Cuando plantemos, debemos hundir las semillas un centímetro bajo la tierra, para ello podemos utilizar nuestros propios dedos. El espacio a dejar entre cada una de ellas de nuevo depende de lo sembrado y del tamaño que vaya a adquirir la planta desarrollada.

 

Mezclas hay de todo tipo, y además son bastante fáciles de encontrar, aunque una a base de humus de lombriz y fibra de coco será siempre una buena opción. Con ella nuestro cultivo obtendrá los nutrientes necesarios gracias al humus, y podrá airear las raíces y retener la humedad gracias a la fibra de coco.

 

photo-1416879595882-3373a0480b5b

 

¿Y qué planto?

 

Si es la primera vez que cultivamos, lo mejor será empezar por algo que no requiera demasiada maña por nuestra parte. Especias o hierbas como la menta y el tomillo se convierten en nuestras mejores aliadas, sobre todo si no disponemos de un gran espacio. De tenerlo, podremos cultivar sin mayor complicación otras especies como acelgas o cebollas.

 

A la hora de elegir nuestro cultivo también es importante que nos fijemos en la época idónea para hacerlo. Para facilitarnos las cosas, Huerto en Casa ha elaborado este calendario por especies. Lo mejor será que le echemos un vistazo antes de entrar en faena.

 

¿Cómo lo riego?

 

Cuidado, es bastante común entre principiantes caer en el riesgo de hacerlo en exceso. Una buena forma para cerciorarnos de que le estamos proporcionando la cantidad correcta de agua es regar hasta que esta comience a circular por debajo del contenedor. La frecuencia con que lo hagamos depende del momento del año; mientras que en verano debemos hacerlo al menos una vez al día, durante el invierno bastará con tres o cuatro veces por semana.

 

El momento idóneo es a primera hora del día o durante el atardecer, huyendo del sol evitaremos que el agua se evapore favoreciendo que se filtre en el sustrato.

 

¿Qué herramientas necesito?

 

Como nuestro huerto, estas han de ser pequeñas y muy manejables. Realmente no necesitamos gran cosa, bastará con una pala para los transplantes y mezclas de sustrato, rastrillo para remover, regadera y pulverizador para regar y tijeras para el momento de la poda y recogida.

 

photo-1464013935095-54911b01824e


Imágenes de Daryn BartlettNeslihan GunaydinSweet Ice Cream Photography

:
Atrás

One thought on “El cómo, cuándo y dónde de los huertos urbanos

  1. Gerry dice:

    Great post with lots of imrtpoant stuff.

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram