En estos días, y nos damos la enhorabuena por ello, cada vez es más recurrente escuchar el término sostenible acompañando a otros. Alimentación sostenible, moda sostenible, transporte sostenible son solo algunos ejemplos. Junto a todos ellos, cada vez encontramos con mayor frecuencia este adjetivo junto a la arquitectura. La construcción de edificios así como el desarrollo de entornos urbanos más respetuosos con el medioambiente es fundamental para relacionarnos de manera correcta con nuestro planeta.

Una construcción sostenible es todo edificio que ha sido desarrollando poniendo en el eje central la ecología. Una arquitectura que no tenga un impacto negativo en el medioambiente, o al menos que este impacto haya sido considerablemente reducido en comparación con los edificios tradicionales. La EPA de EE.UU la define como “la construcción ecológica es la práctica de crear estructuras y utilizar procesos ambientalmente responsables y eficientes en el uso de los recursos durante el ciclo de vida de un edificio, desde el emplazamiento hasta el diseño, construcción, operación, mantenimiento, renovación y deconstrucción. Esta práctica amplía y complementa las preocupaciones clásicas de diseño de edificios de economía, utilidad, durabilidad y comodidad”.

La arquitectura verde es un campo emergente que se centra en el uso de materiales de bajo impacto para crear una estructura completa que sea eficiente en términos de energía y respetuosa con el medioambiente. Los edificios verdes pueden variar desde estructuras simples hechas de materiales naturales hasta diseños más centrados en la tecnología que utilizan elementos como paneles solares para reducir el impacto del edificio. A diferencia de la arquitectura convencional, parte del diseño de un edificio ecológico tiene en cuenta el impacto de la estructura. Eso significa no solo mirar el impacto ambiental de los materiales de construcción, sino también considerar elementos como la calidad del aire interior y la conservación del agua y la energía.

Los beneficios de la arquitectura sostenible son variados, y afectan a diversos ámbitos. Desde la perspectiva medioambiental, permite reducir el desperdicio del agua, conservar los recursos naturales de los que disponemos, mejorar la calidad del aire y del agua y proteger la biodiversidad de los ecosistemas. Desde un punto de vista económico, es capaz de reducir los costes de la edificación así como mejorar la productividad para los habitantes de las viviendas. Desde el punto de vista de la mejora de la calidad de vida también tiene mucho que aportar, pues minimiza la tensión en la infraestructura y la comodidad de los ocupantes adquiere una mayor dimensión.

A continuación os dejamos algunos ejemplos de elementos utilizados por la arquitectura sostenible, ¡muestra inmejorable del enorme abanico de oportunidades que nos ofrece!

Una azotea verde puede reducir la temperatura de la casa, mejorar la calidad del aire local y ayudar a agregar espacio verde en las áreas urbanas donde el cemento es el rey…  Incluso puede proporcionar un área de anidación para pájaros, Básicamente, consiste en la instalación de un jardín en este área de la vivienda. Para crearla, se establece una barrera impermeable, material para drenaje, una capa de suelo y plantas. Estas ayudan a aislar, filtrar el agua de lluvia y combatir el agotamiento del hábitat en la vida silvestre de algunas áreas. ¡Son todo ventajas!

Los paneles solares son una excelente manera de ahorrar energía y reducir las facturas de energía. El uso de energías renovables es un pilar fundamental de la arquitectura sostenible, y más aún en nuestro país en el que disfrutamos de considerables días de sol al año. Gracias al avance de las tecnologías también contamos con tejas solares. A diferencia de los paneles tradicionales, estas se integran directamente en el tejado del edificio.

 

Los materiales utilizados en la construcción también son un eje fundamental de la arquitectura sostenible. De bajo consumo energético en todo su ciclo vital, se convierten en los mejores indicadores de la sostenibilidad del edificio. Tierra,grava, area, madera… Son los que presentan mejor comportamiento energético. Al igual que en otros sectores, también priman aquellos más empleados en la región. Lo local es una apuesta segura en términos de protección del medioambiente.

Más allá de las cualidades técnicas del edificio, la arquitectura sostenible también vela por el bienestar de sus habitantes. Son estructuras que facilitan la buena comunicación y confortabilidad, ofreciendo espacios donde las personas se puedan desenvolver generando un bienestar físico, psicológico y armónico.

Estas son solo algunas de las ventajas que ofrece la arquitectura sostenible frente a la tradicional. En nuestro país cada vez se abren mayor hueco en los entornos urbanos. Proyectos de Cohousing o viviendas con consumo casi nulo de energía son buen ejemplo de ello. Cabe esperar que estas iniciativas prosperen más, y nos ayuden a disfrutar de ciudades más respetuosas con el medioambiente y nuestra propio bienestar.


Con información de Business Feed, How Stuff Works, Autodesk Journal, OK Diario y Heraldo de Aragón. Imágenes de Chris Barbalis, Chuttersnap y David Cristian

 

 

 

 

:
Atrás

Deja un comentario

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram